ENTREVISTA A BORDABERRY

 

“Nosotros queremos hacer esta corriente para realmente ocuparnos de los problemas de la gente, pero escuchándola y trayendo propuestas que se puedan hacer”

EN LA PRÓXIMA CAMPAÑA ELECTORAL, ¿VA A SER PEDRO O PEDRO BORDABERRY?.



Una vez confirmada la creación de una nueva corriente dentro del Partido Colorado, su líder Pedro Bordaberry aceptó dialogar con periodistas de Canal 8, Sur FM y ECOS REGIONALES. Fue el primer diálogo que mantenía con los medios luego de haber sido proclamado en Flores conductor de un nuevo sector del alicaído “coloradismo” o “batllismo”. Bordaberry trazó objetivos, entre los que está como prioridad escuchar a la gente, y no rehuyó a hablar sobre su situación personal y familiar las que, según dijo, no involucrará a la hora de encarar los temas políticos partidarios. Lo que sigue es lo sustancial de la entrevista mantenida el sábado pasado.
-¿Un nuevo sector dentro del Partido Colorado?.
-Si, hay una cantidad de gente que se ha juntado de todo el país y entre todos resolvimos crear un nuevo sector y vamos a trabajar en ello.

-¿Con qué objetivo, con qué línea de pensamiento?.
-Con el objetivo de la propuesta y no quedarnos en la protesta; en ser una línea bien democrática en cuanto a que todo se hace con la gente, escuchándola. Una propuesta que sea moderna, del Uruguay verdadero, del Uruguay que se puede hacer, no eso del diagnóstico, de la comisión, de lo que se dice que hay que hacer y después no se hace nada.
Esa es la base de lo que queremos hacer; sobre todo a favor de cosas y no en contra de nadie, pensando mucho en futuro porque nos parece que si no pensamos el futuro nos vamos a quedar sin ese futuro.

-¿Con un pensamiento diferente a la actual conducción del Partido Colorado y del actual gobierno?. ¿Usted escuchó el mensaje del Presidente de la República?.
-Escuché de a ratos, pero me pareció muy largo. Pero lo que nosotros queremos es no quedarnos en el diagnóstico, no quedarnos en decirle a la gente lo que hay que hacer. Yo creo que hay que escuchar más a la gente y a partir de ahí hacer las cosas.
Estamos todos cansados que nos digan `hay que hacer esto y aquello’ y después no se hace nada. Esa es la orientación que le queremos dar a esto, gestión y eficiencia; o sea, un poco lo que hemos tratado de hacer cuando nos tocó trabajar a nosotros.

-¿Eso es lo que no han hecho, por ejemplo, Batlle y Sanguinetti por marcar dentro del Partido Colorado perfiles muy definidos e históricos?.
-Los dos ex Presidentes son personas que a nosotros nos merecen un gran respeto. A los dos les tocó momentos muy especiales, pero lo que acá estamos haciendo es una nueva corriente, casi diría una nueva generación que viene empujando por la ley de la vida, porque la vida es así; hay gente que está cumpliendo años y hay gente que viene de abajo. Es un poco eso.
Bajo ningún concepto pensando en lo que hicieron o no dos personas a quienes tenemos tanto respeto como los ex Presidentes Batlle y Sanguinetti.

-¿Esa nueva generación no tenía hoy espacios dentro del Partido Colorado?.
-No sé si los tenía, nosotros se lo vamos a dar y si otros se lo dan me parece bien también.
Hoy se vio en esta reunión, había de todo. Gran cantidad de jóvenes, mujeres, empresarios, trabajadores, dirigentes sindicales, jubilados; lo que es todo el Uruguay. Eso de clasificar, esto es así y esto otro así no, hay que dar espacios a todo el mundo y sobre todo escuchar a la gente.
Me parece que eso estamos perdiendo. Y eso es lo lindo de hoy, todos nos vamos entusiasmados; hablaron todos los que quisieron hacerlo, dijeron cosas que había que decir, algunos dijeron cosas que no nos gustaron pero podemos discrepar; pero discrepar no quiere decir pelea.
Nosotros queremos unidad pero no unanimidad. Me parece que ese es el camino.

-¿Un camino de confrontación que dejó establecido en la polémica que mantuvo con el Senador Michelini?.
-Cuando me tocó enfrentar ese tema, que fue personal, familiar, me pareció que lo que tenía que hacer es alejarme de la actividad política partidaria. Era un tema con el cual no tenía que comprometer a nadie; era un tema mío que tenía que enfrentar solo. Y solo lo enfrenté, sin medir consecuencias, porque usted sabe que cuando hay determinados sentimientos familiares o filiales que hay que enfrentar, lo enfrenta.
Pero ahora ya pasó ese episodio y yo voy a seguir trabajando como lo hice siempre, escuchando a la gente. Cuando haya que actuar con firmeza actuaré con la firmeza que hay que actuar, pero aquello ya pasó.

-Dirigentes del Partido Colorado sostuvieron después del discurso del Presidente de la República que se estaba instalando en el país el tema de la reelección. ¿Cómo enfrentará ese nuevo escenario político?.
-Creo que cada escenario se enfrenta de la misma forma, sobre todo confrontando ideas, diciendo verdades, procediendo de frente, haciendo lo que tenemos que hacer.
Si se va a abrir un escenario electoral por parte del Poder Ejecutivo no parecería lo mejor para el país, porque los uruguayos tenemos muchos problemas y no le agreguemos otro más donde nos pongamos a discutir olvidándonos que estamos peleados con Argentina y no podemos instalar la planta de celulosa, que tenemos un conflicto en La Haya, que tenemos problemas con la seguridad, que tenemos los problemas de los Casinos Municipales, que hay 17 mil uruguayos que se fueron el año pasado.
Lo que diría es, paren un poquito, vamos a ocuparnos de esos temas que son de la gente y no nos ocupemos de los temas personales de cada uno.
Nosotros queremos hacer esta corriente para eso, para realmente ocuparnos de los problemas de la gente pero escuchándola y trayendo propuestas que se puedan hacer.
Cuando nos tocó dar una mano en los Ministerios tratamos de hacerlo, no quedarnos en el diagnóstico y hacer cosas. Nos parece que va a llegar el momento en que la gente le va a pedir a sus gobernantes hechos, resultados, que se hagan las cosas. Hay que hacer las cosas porque si no nos quedamos en una cháchara; hablamos dos, tres, cuatro, cinco horas, decimos las cosas que pensamos que hicimos, lo bueno que somos, le pedimos a la gente que se convenza, la gente se aburre y tiene lo mismo.
Creo que el camino no va por ahí; ojalá no se abra ese tiempo electoral todavía.

-¿Usted entiende que a este gobierno le ha faltado oposición política?.
-No, se dio por las circunstancias; con una mayoría parlamentaria la oposición se debilita.
Yo creo que la democracia sobre todo es la limitación del poder. Nació así con la Carta Magna, los Varones y Juan Sin Tierra. La democracia nació como una limitación al poder monárquico y no es bueno que hoy no haya una limitación parlamentaria al poder; no la hay.
Si hoy se levantara Montesquiev y pregunta qué pasó con la separación de poderes y mira al Uruguay, Poder Legislativo no hay porque se manda un proyecto y levanta todo el mundo la mano. Eso sirve para una elección, para que hoy lo tengan unos pero que no lo tengan otros si nos toca. Que se pueden discutir las cosas, que se pueda decir “miren muchachos, los casinos perdieron en Montevideo 14 millones de dólares, es increíble que un casino pierda 14 millones de dólares”. Nosotros en la campaña municipal nos pasamos pidiendo que nos den los números; sabíamos que pasaba eso. Fuimos hasta el candidato del Frente Amplio, Erhlich fue con nosotros a ver al Intendente de aquel entonces y junto con Javier García (candidato blanco) le dijimos “danos los números”. No me los dio a mi pero tampoco a Erhlich, por tanto Erhlich no se puede hacer ahora el sorprendido si (los números) no se los dio su antecesor.
Tiene que haber limitación al poder para que haya una verdadera democracia. Eso es esencial, así que vamos a tratar de trabajar en eso también.

-Pero a esas mayorías o grandes mayorías las determinó el pueblo uruguayo. ¿Cómo quiere transformar ese escenario democrático entonces?.
-Vamos a tratar de convencer al pueblo uruguayo democráticamente que es bueno que no haya ese tipo de mayorías. Nos parece que es así.
Nunca son buenos los poderes absolutos, nunca es bueno que alguien pueda hacer lo que tiene ganas; es bueno que tenga que discutir, que tenga que hablar, que tenga que escuchar a la gente. Eso es la democracia, así nació Juan Sin Tierra allá en la Carta Magna de 1815. Empezó así la democracia, el tipo hacía lo que tenía ganas y un día se enojaron y dijeron “no macho, pará un poquito, no podés hacer lo que tengas ganas”. Así nació y a partir de ahí hemos tenido democracias en el mundo y es bueno que haya sido así.
Nosotros vamos a tratar de convencer a la gente, voy a ver si trato de convencerlo a usted y de repente me tratan de convencer a mí. Yo voy a estar abierto a que me convenzan, como espero que los demás estén abiertos a que yo los convenza.

-¿Qué piensa de la propuesta de Batlle de plantear al Partido Nacional conformar un programa común para revertir esta situación de país?.
-Quizá es demasiado anticipado empezar en estos momentos a hablar de elecciones y todo ese tipo de cosas. También creo que tal vez persigue más ese efecto que otra cosa en estos momentos. Yo no creo mucho en eso, creo más en escuchar a la gente, en salir a conversar con ella para ver qué piensa; no que nos juntemos tres o cuatro, se nos ocurrió una cosa y hoy la largamos.
No lo veo por ese lado.

-Hoy se ha instalado a Pedro Bordaberry como cabeza de una nueva corriente del Partido Colorado. ¿Cuál es el primer paso que va a dar bajo esa condición?.
-Mucho trabajo hay de aquí en más. No tenga dudas que vamos a tener que trabajar mucho. En el único lugar donde el éxito está antes del trabajo es en el diccionario, después el éxito siempre viene después del laburo. No hay otra vuelta.
Se viene eso; se viene el instalar muchas mesas regionales y departamentales. Se viene mucho lo que pasó hoy, hablar con la gente. Se vienen mucho propuestas que se pueden hacer. Se viene protestar poco y proponer mucho. Se viene también mucho tiempo de respeto hacia todos… hacia todos los sectores dentro del Partido, hacia otros Partidos, hacia las otras personas. Se viene ese tiempo.
Siempre hemos sido así y vamos a seguir siendo así.

-Encara este tiempo de su vida con una situación personal muy especial. ¿De qué manera repercute hasta espiritualmente esa situación?.
-Es un episodio que cuando me tocó enfrentarlo lo enfrenté solo y fuera de esto. Yo siempre lo voy a dejar fuera de esto. Todos somos seres humanos, tenemos sentimientos pero creo que como nosotros enfrentamos esos tiempos también los problemas nos van marcando en la vida.
Yo los enfrenté como creía que tenía que enfrentarlos y así los seguiré enfrentando; pero ahora es otro tiempo, es otra actividad y no quiero que eso se meta en esto por respeto a toda la gente que nos ha venido a acompañar.
No les estoy pidiendo que vengan a trabajar por ese problema personal que tengo; los he invitado a trabajar por el país de mañana, por el Partido del mañana. Eso es lo que tenemos que hacer, el resto bueno… le pasará a usted, a veces se despierta con más ganas, otros con menos ganas, a veces está triste, a veces contento. Nos pasa a todos, pero vamos a tratar que eso no influya.

-En la próxima campaña electoral, ¿va a ser Pedro o Pedro Bordaberry?.
-Siempre fui Pedro Bordaberry. Me acuerdo de las críticas que me hacían, “usted quiere ocultar su apellido”… si es un elefante el apellido qué quiere que lo oculte, ¡no sea malo!. Después me decían que quería ocultar que era del Partido Colorado, y es inocultable.
Lo que pasa es que el Pedro –según me dicen los muchachos- es un poco como soy yo, más cerca de la gente. Es lo que me está pasando hoy en Montevideo, los cuidacoches, los mozos en los bares, esa gente me dice “ché Pedro”. Me parece que es un poco como tiene que ser más el Uruguay. No podemos tener a una persona que sea el Presidente nuestro subido en un escenario faraónico, con tremenda bandera, moquete… no, no, no, los uruguayos no somos así, somos de a pie, somos de hablar entre todos.
Vamos a rescatar esa humildad que es nuestra
PARTIDO COLORADO
 
Publicidad
 
 
Hoy habia 8852 visitantes (15525 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=